El dedo en la llaga (14) - Parte segunda Lead [-]

Abierto para temas de interes en general. Club de Inversion. Suma tus ganas y unite !!!!
Harry Forever
Posts: 2754
Joined: Mon Jan 28, 2008 9:06 pm
Location: Houston
Contact:

El dedo en la llaga (14) - Parte segunda Lead [-]

Postby Harry Forever » Thu Sep 27, 2012 6:36 am

Errores de calibre tan pantagruélico como los endilgados a la oposición en materia política, podemos imputar al oficialismo en materia económica… (¡aunque no en forma exclusiva, claro!). Al solo efecto de poner el debate en su lugar, conviene iniciar el comentario trayendo a colación una conjetura inicial, sus consecuencias lógicas, ciertas mensuras y una conclusión fatal.



Atento a lo dicho, debemos recordar cual fue el punto fundacional que, instituido inmediatamente después del asalto armado al poder, dio origen al presente experimento. Lo que habitualmente llamamos “el modelo” no fue más que un refrito criollo de la estrategia de crecimiento basada en exportaciones netas. Según los apóstoles de dicho credo, nuestro Estado estaba en condiciones de instituir y mantener un conjunto de precios relativos que llevasen los costos domésticos en moneda dura a niveles que tornarían internacionalmente competitiva la producción industrial nativa.



Por la lógica inherente a una economía con dos sectores de productividad diametralmente opuesta, agregaban que, hasta que el desarrollo industrial fuese alcanzado, la equidad social requería gravar las rentas que un peso tan devaluado garantizaba a los productores más beneficiados del sector transable, con una pequeña gabela que operaría sobre la cifra de ventas. Así, los menos favorecidos podrían usufructuar una tasa de ganancias que permitiera absorber la desocupación y el crecimiento vegetativo de la mano de obra; y el Estado podría atender los costos que el aumento de los transables impondría a los sectores postergados sin generar desequilibrios financieros que pusieran en peligro el esquema.



Hasta ese punto, el acuerdo era más o menos general y sus requisitos se entendían como posibles y perpetuables. No obstante, algunos resaltamos (¡sin éxito alguno, naturalmente!) ciertos obstáculos que alertaban respecto del impacto que el nivel de ajuste impuesto tendría en otras facetas de la vida pública, así como sobre ciertos requisitos políticos que su proyección temporal requería. Entre los obstáculos sobresalía el impacto electoral de la miseria, toda vez que tamaña capa aluvional de pobres difícilmente fuera removida por una clase dirigente que ha probado ser incapaz de lograr prosperidad. Permítaseme hacer notar que hoy, en la cima del ciclo global de los commodities, con Brasil en el cenit histórico de su ingreso real y luego de ocho años de crecimiento, tenemos una parte significativa de la población sumergida en la pobreza y la indigencia… ¡usando la canasta familiar del Sr. Moreno!.



Negar que nuestros diluidísimos valores, una educación interesadamente depreciada e impartida en forma escasa o nula, junto a las carencias materiales más elementales no constituyen el caldo de cultivo más propicio para la demagogia política es una estupidez que no vale la pena discutir. Concomitante con ello, esta la perdida de autoridad moral de la casta política que, impúdicamente, se enriqueció mientras el país se arruinaba. Esto impide a sus miembros limitar ambiciones ajenas -legítimas u obscenas- cuando las circunstancias materiales las tornan inconvenientes. La conjunción de ambos factores lleva, fatalmente, a que el gasto doméstico -público y privado- crezca más rápidamente que el ingreso; hasta un punto (recurrente) en que las lealtades políticas aconsejan como camino más sensato la defecación en el Estado de derecho, cosa que asegura nuevas capas aluvionales de miserables.



En lo económico, una estrategia basada en el aumento de las exportaciones netas produce una acumulación de activos externos que, para perpetuarla, deben volver a salir del circuito so pena de diluir los diferenciales de costo que la sustentan. Esto implica que si no queremos acumular desequilibrios monetarios, el excedente cambiario generado debe emplearse en los usos naturales que se puede dar a las divisas: importar, pagar deudas o invertir off shore. Sin embargo, desde la legitimación política, el repudio de tales manifestaciones resulta doctrinariamente constructivo y electoralmente conveniente; porque nuestra jauría justifica su impedimento proclamando que fueron precisamente una importación desmedida y la subordinación a la usura foránea las causas de nuestro colapso último, motivo por el cual, su erradicación resulta imprescindible para restaurar la dignidad nacional.



Ahora bien, si los excedentes cambiarios de la megadevaluación no iban a usarse para importar (ni bienes de consumo, ni insumos intermedios, ni bienes de capital), si la deuda externa iba a ser renegociada con un repudio de proporciones inolvidables (por imaginar que el superávit comercial tornaría al mercado de capitales en un trasto eternamente prescindible) y el mantenimiento de los precios relativos iniciales era el requisito sine qua non del desarrollo nacional… ¡había que ahorrar lo suficiente para comprar esas divisas o permitir que sus propietarios las fugaran urbi et orbi!.



Cuando esto fue explicado, la palabra “ahorrar” hizo que muchos compatriotas fruncieran el ceño. Sin embargo, el mantenimiento de un peso “competitivo” exigía ceñirse a dicho proceder de manera fatal, porque si no se compraba dicho excedente, la abundancia de cambio deprimiría su cotización fulminando la base nominal del esquema; en tanto que si era comprada sin ahorrar, la apreciación se estilizaría mediante una tasa de inflación que, a la larga, corroería su expresión real con similar contundencia.



Como para nuestra jauría política el ahorro es un instituto lesivo del progreso social (por interpretar que saca capital del circuíto económico), el expediente de mantener una fiscalidad superavitaria fue mantenido solo hasta que se presentó la primera dificultad externa. El colapso financiero del Tío Sam y su efecto sobre la recaudación nativa hicieron que dicha condición se perdiera para siempre, pese a que la pequeña gabela sobre las ventas externas se había multiplicado varias veces sin saciar pretensiones que, por carecer el gobierno de autoridad moral para rechazarlas, debieron legitimarse a cualquier costo. Resignados a la perdida de marras, nuestros mandamases dejaron esa desagradable tarea administrativa al BCRA. Naturalmente, éste les informó que el objetivo requería una contracción del crédito doméstico simétrica a la expansión externa. Noticiado de tan repugnante exigencia, el oficialismo dedujo que tal proceder abortaría la “inclusión social” y llevarían a la perdida del “apoyo empresario” a niveles incompatibles con su proyecto político. Entonces, decidió reemplazar el esquema invocado por nuestro modelo tradicional, esto es, atender cualquier faltante fiscal o financiero con emisión monetaria.



Tras un retorno triunfal la inflación quedaría entronizada y el sector transable iniciaría un nuevo y prolongado calvario. Eso sí, el flanco electoral podría zafar de las estrecheces que la escasez impone. Esta última condición habilitó el consenso que impuso la opción. Para minimizar el daño, los índices de precios serían tergiversados hasta constituirse en lucrativa “mentira piadosa” que minimizaría la preocupación de quienes devengan ingresos fijos, e impondría a acreedores y productores transables un aporte progresivo (que se pretende ad infinitum) capaz de compensar su pasada bonanza mediante una transferencia de ingresos y riqueza (léase reducción de márgenes y patrimonio) que atenuara el pesar de los miserables.



Este, y no otro, es el modelo vigente. Toda otra referencia debe ser descartada o limitada al entretenimiento de los sectores más ingénuos y/o ignorantes del electorado vernáculo.



No obstante, una cuota de mesura, algo de buen juicio y cierta dosis de prudencia hubiesen impedido que la fiscalidad “electoral” gestara los desequilibrios financieros (inflación-apreciación) y reales (bache energético, sobre consumo y fuga de divisas) que estilizan al modelo tradicional en la presente etapa de este novel desarrollo suyo. Por desgracia, tales ingredientes se juzgaron incompatibles con la liberación nacional, toda vez que la “rosca” impidió respetar cualquier límite que pudiera poner en peligro… ¡el bien común! . Fue precisamente tal administración de la cosa pública lo que agregó a las fallas fundamentales expuestas la gota que colmó el vaso. Y, tratándose de Argentina, el vaso se colmó de una forma inequívoca en lo material, e irreversible en lo político.



Para cumplimentar el habitual intento de fundamentar mis dichos, grosso modo, he cuantificado el costo de nuestro desastre político -desde 1989 hasta el 2011- a efectos de que el lector compare la eficacia predatoria de sus principales regímenes. Por carecer la Alianza del vigor político necesario para determinar el curso de los acontecimientos que tuvieron lugar bajo su mandato, dividí esa breve regencia en dos mitades. El primer año fue imputado al experimento menemista -¡por haber armado la bomba!-, en tanto que el segundo se consideró preparatorio del actual régimen -¡por haberla detonado sus promotores fundacionales!-.



Aún siendo una estimación a mano alzada, el ejercicio permite afirmar que los costos imputables al presente experimento han superado con holgura los -¡ya insoportables!- devengados durante el menemato. Veamos…



Primer período: 1989 – 2000

Deuda al 12-2000:

Deuda pública nacional……...128.000

Deuda pública provincial…… 23.000

Menos: Reservas………….… -25.000 …126.000



Deuda al 12-1989:

Deuda pública nacional…….. 60.000

Deuda pública provincial…… 0

Menos: Reservas…………… -1.000 ……59.000



Endeudamiento neto del período ………....67.000



Más: Recursos extraordinarios

Privatización de empresas públicas …..…. 30.000

Condonación Plan Brady ………………..... 3.000



Costo estimado del experimento...….....100.000




Segundo período: 2000 – 2011

Deuda al 12-2011:

Deuda pública nacional…….... 178.963

Deuda pública provincial…..... 23.467

Deuda pública BCRA……….. 27.001

Menos: Reservas………….…. (46.376)

Más: Ajuste pagaré FMI (1)….. 6.522 ....189.576



Deuda al 12-2000:

Deuda pública nacional……....128.000

Deuda pública provincial…….. 23.000

Menos: Reservas………….….. (25.000) ..126.000



Endeudamiento neto del período …..……....63.576



Más: Recursos extraordinarios

Retenciones a la exportación……….……....64.616 (a)

Deuda repudiada canje 2005 …….…...……42.800 (b)

Deuda CIADI y Arbitrajes BM ……....….… 18.000

Confiscación AFJP Neto …………………..15.758 (c)

Deuda contingente por Repsol-YPF….….…. 6.270 (d)

Deuda por sentencias previsionales……....….4.000 (e)

Capitalización del FMI ….……………….… 2.500 (f)

Costo estimado del experimento..........….217.520



Notas:

Las cifras se expresan en millones de dólares corrientes.

(1) Valor de descuento del pagaré que reemplazó los fondos con que se canceló la deuda del FMI.

(a) Recaudación anual de retenciones desde el 06/2003 al 12/2011 en valores corrientes, dividida por tipo de cambio anual promedio según los cierres semanales. Las retenciones del 2002 no se computaron por ser alícuotas menores, de naturaleza “temporal” y condicionadas a una excepcionalísima circunstancia.

(b) Se computa exclusivamente la quita de los acreedores que convalidaron expresamente dicho canje.

(c) Diferencia entre cartera total confiscada y los activos privados incluidos (USD 23.636 – USD 7.879).

(d) Media “salomónica” entre indemnizaciones abonada (¡cero!) y pretendida por Repsol (euros 10.500MM).

(e) Se computan únicamente los juicios contra la Anses, que según informe al Senado son 280.000 con fallos contra el Estado que promedian al 75% a su costo medio por acreedor según ejecución presupuestaria del 2011 (280.000 juicios x 0.75 de fallos adversos x ($ 1.174.781.008 por pagos 2011 / 9.857 sentencias abonadas) / 6.30 pesos por dólar = USD 3.972.746.975).

(f) Cuota parte de utilidades que corresponden a la capitalización del FMI dispuesta por el G-20, estando su contrapartida integrada en las reservas internacionales.



Para facilitar la comparación, corresponde mencionar que ambos períodos comprenden once años y que durante el primero el tipo de cambio del dólar estadounidense contra el euro promedió los USD 1.163; en tanto que durante el segundo esa cotización media ascendió a USD 1.213.



Desde la teoría baruchiana, y a efectos de facilitar una comprensión más cabal de la misma, conviene consignar que estas depredaciones patrimoniales constituyen lo que habitualmente denomino compras de “inclusión social” y “apoyo empresario”, incorporando en éste último las compensaciones extra nomina de nuestra onerosa oligarquía... (¡pero no los negocios que realiza a titulo particular -Vg.: compra de tierras fiscales-!).



No habiendo el sector público realizado obras de infraestructura que compensen semejante esfuerzo, ni ampliado la frontera productiva de las empresas públicas, ni creado externalidades que habilitan el desarrollo de las empresas privadas…¿infiere cual ha sido su principal contrapartida?... ¿imagina donde fueron a parar los multimillonarios recursos que este calculo informa?. ¡No piense más!. Es más o menos como supone: una parte suculenta pasó a engrosar los patrimonios particulares de nuestra dirigencia (social, gremial, empresaria y política) y el resto, directa o indirectamente, fluyó a través de los sistemas cloacales de la patria para desaparecer luego, gracias a la naturaleza biodegradable del excremento humano.



Atento al nivel intelectual de mis lectores, entiendo que las cifras son de una dimensión tan aplastante que no requieren comentario adicional de ningún tipo. Sin entrar en detalles ajenos a lo material, es razonable concluir que la oligarquía que dirige nuestra patria y el aparato socio-político que la sostiene cuestan más de USD 37.000 por minuto… repito: por minuto.



¡Luche y se van!… Luego vendrán otros... o estos mismos, con otra careta.



BARUCH

Publicado en thebaranda.com.ar, impecable trabajo

Harry Forever
Posts: 2754
Joined: Mon Jan 28, 2008 9:06 pm
Location: Houston
Contact:

Otra frase celebre de Baruch

Postby Harry Forever » Thu Sep 27, 2012 6:37 am

"Quien recibe los ajeno con algarabía, debera entregar lo propio con resignacion".

:shock:


Return to “Foro General”

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 1 guest